Español Bio

Foto por Vincent Frank

Emigré con mi familia en 1975 de Apatzingán, Michoacán, México a Los Angeles. Esta experiencia — la de abandonar una tierra por otra, me acarreó la necesidad de tener que estar continuamente redefiniendo lo que es ser una persona, un hombre, parte de una comunidad—es un tema central de mi trabajo. Las ideas del amor, la lujuria, y la identidad son elementos que constantemente me dictan la forma y el contenido de mi creación.

La mayor parte de mi trabajo es el grafito sobre papel, lienzo o madera. La creación de una nueva pieza es un proceso laborioso que puede requerir cientos de lápices y / o minas de grafito, y hasta cientos de horas para completarse.

Para establecer la base de mis dibujos, se aplican varias capas de yeso con cerdas gruesas, dejando así el relieve de las pinceladas. Tras haber aplicado cada capa, lijo suavemente la superficie, proceso que deja surcos diminutos, como los de un tejido de pana. Esta capa deja una textura entretejida y matizada que sirve como base para los pasos siguientes.

Prefiero aislar mis temas en la superficie, como una cadena de islas a la deriva en un vasto océano. Estos temas reciben a continuación varias capas de flujo transversal. Líneas bien calculadas luego bailan con la fluidez de la pintura fresca creando ilusión, o el realismo.

Mis dibujos son como un diario personal, que catalogan mis inseguridades pasadas, los insultos, recuerdos dolorosos. Cada pieza es como una gran manta, que a la vez reconforta y sofoca. Pero para quienes están dispuestos a profundizar, mi arte sirve como un mapa optimista que muestra la íntima y sincera lucha contra el odio y la traición—una lucha que conduce en última instancia a la salvación y a la redención.

-Abel Alejandre